Mostrando entradas con la etiqueta PAPA FRANCISCO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta PAPA FRANCISCO. Mostrar todas las entradas

domingo, 20 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO: LA SANTIDAD ES UNA VOCACIÓN PARA TODOS


La santidad es una vocación para todos, asegura el Papa Francisco
Redacción ACI Prensa
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




“En la actual fiesta de Pentecostés, culmina el tiempo Pascual”, anunció el Papa Francisco durante el rezo del Regina Coeli este domingo 20 de mayo. En su reflexión, el Santo Padre recordó que “la santidad no es un privilegio de unos pocos, sino una vocación para todos”.

Esta solemnidad, “nos hace revivir la efusión del Espíritu Santo sobre los Apóstoles y los demás discípulos, reunidos en oración con la Virgen María en el Cenáculo”. En aquel día, tuvo lugar el comienzo de la historia de la santidad cristiana, porque el Espíritu Santo es la fuente de la santidad, que no es un privilegio de pocos, sino una vocación de todos”.

De hecho, “por medio del Bautismo estamos todos llamados a participar en la misma vida divina de Cristo y, mediante la Confirmación, a convertirnos en sus testigos en el mundo”.

En los textos Bíblicos del Antiguo Testamento ya se puede ver cómo “por medio de los antiguos profetas, el Señor había anunciado al pueblo este diseño suyo”. Todas esas profecías “se cumplieron en Jesucristo, mediador y garante de la permanente efusión del Espíritu. Y hoy, es la fiesta de la efusión el Espíritu”.

“Desde aquel día de Pentecostés, y hasta el fin de los tiempos, esta santidad, cuya plenitud es Cristo, se entrega a todos aquellos que se abren a las intenciones del Espíritu Santo, y se esfuerzan a serles dóciles. Es el Espíritu el que hace experimentar una alegría plena”.

El Papa continuó señalando que “el Espíritu Santo, entrando en nosotros, derrota la sequedad, abre los corazones a la esperanza y estimula y fomenta la maduración interior en la relación con Dios y con el prójimo”.

Así lo dice San Pablo: “El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, magnanimidad, benevolencia, bondad, fidelidad, ternura, domino de sí”.

“Todo esto –finalizó Francisco– hace el Espíritu por nosotros. Por esto festejamos esta riqueza que el Padre nos da”.

SIENTES MIEDO? PAPA FRANCISCO OFRECE ESTA SUGERENCIA EN PENTECOSTÉS


¿Sientes miedo? El Papa Francisco ofrece esta sugerencia en Pentecostés
Redacción ACI Prensa
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




Durante la Misa del Domingo de Pentecostés, celebrada este 20 de mayo en la Basílica de San Pedro del Vaticano, el Papa Francisco animó a confiar en el Espíritu Santo a aquellos que sienten sus corazones cerrados por el miedo.

El Pontífice comparó el Espíritu Santo con un viento fuerte que “entra en las situaciones y las transforma, cambia los corazones y camba los acontecimientos”.

El Santo Padre explicó que “el Espíritu libera los corazones cerrados por el miedo. Vence las resistencias. A quien se conforma con medias tintas, le ofrece ímpetus de entrega. Ensancha los corazones estrechos. Anima a servir a quien se apoltrona en la comodidad. Hace caminar al que se cree que ya ha llegado. Hace soñar al que cae en tibieza. He aquí el cambio del corazón”.

Frente a aquellos que “prometen períodos de cambio, nuevos comienzos, renovaciones portentosas”, la experiencia enseña que “ningún esfuerzo terreno por cambiar las cosas satisface plenamente el corazón del hombre”.

Por el contrario, “el cambio del Espíritu es diferente: no revoluciona la vida a nuestro alrededor, pero cambia nuestro corazón; no nos libera de repente de los problemas, pero nos hace libres por dentro para afrontarlos; no nos da todo inmediatamente, sino que nos hace caminar con confianza, haciendo que no nos cansemos jamás de la vida”.

“El Espíritu mantiene joven el corazón –esa renovada juventud. La juventud, a pesar de todos los esfuerzos para alargarla, antes o después pasa; el Espíritu, en cambio, es el que previene el único envejecimiento malsano, el interior”.

“¿Cómo lo hace?”, se preguntó el Pontífice: “Renovando el corazón, transformándolo de pecador en perdonado. Este es el gran cambio: de culpables nos hace justos y, así, todo cambia, porque de esclavos del pecado pasamos a ser libres, de siervos a hijos, de descartados a valiosos, de decepcionados a esperanzados. De este modo, el Espíritu Santo hace que renazca la alegría, que florezca la paz en el corazón”.

El Papa continuó explicando en su homilía que, tras cambiar los corazones, “el Espíritu cambia los acontecimientos. Como el viento sopla por doquier, así él llega también a las situaciones más inimaginables”.

En su homilía explicó que se trata de una mala señal cuando “se prefiere la tranquilidad doméstica a la novedad de Dios”. Esa mala señal quiere decir “que se busca resguardarse del viento del Espíritu. Cuando se vive para la auto-conservación y no se va a los lejanos, no es un buen signo. El Espíritu sopla, pero nosotros arriamos las velas”.

Sin embargo, “tantas veces hemos visto obrar maravillas. A menudo, precisamente en los períodos más oscuros, el Espíritu ha suscitado la santidad más luminosa. Porque Él es el alma de la Iglesia, siempre la reanima de esperanza, la colma de alegría, la fecunda de novedad, le da brotes de vida. Como cuando, en una familia, nace un niño: trastorna los horarios, hace perder el sueño, pero lleva una alegría que renueva la vida, la impulsa hacia adelante, dilatándola en el amor”.

De este modo, “el Espíritu trae un ‘sabor de infancia’ a la Iglesia. Obra un continuo renacer. Reaviva el amor de los comienzos. El Espíritu recuerda a la Iglesia que, a pesar de sus siglos de historia, es siempre una veinteañera, la esposa joven de la que el Señor está apasionadamente enamorado. No nos cansemos por tanto de invitar al Espíritu a nuestros ambientes, de invocarlo antes de nuestras actividades: “Ven, Espíritu Santo”.

El Papa Francisco finalizó su homilía pidiendo al Espíritu Santo que sople “sobre nosotros. Sopla en nuestros corazones y haznos respirar la ternura del Padre. Sopla sobre la Iglesia y empújala hasta los confines lejanos para que, llevada por ti, no lleve nada más que a ti. Sopla sobre el mundo el calor suave de la paz y la brisa que restaura la esperanza. Ven, Espíritu Santo, cámbianos por dentro y renueva la faz de la tierra”.

sábado, 19 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO: REMOCIÓN DE PERSONAS NO ALCANZA PARA SOLUCIONAR PROBLEMAS EN CHILE


Papa Francisco: Remoción de personas no alcanza para solucionar problemas en Chile
Redacción ACI Prensa
Foto: Vatican Media / ACI Prensa




El pasado 15 mayo, al término de la primera reunión con los obispos de Chile, el Papa Francisco les entregó un texto de diez páginas con duras críticas al mal manejo de los casos de abusos sexuales, y en el que advierte que la remoción de personas no es suficiente para solucionar el problema en la Iglesia local.

“Los problemas que hoy se viven dentro de la comunidad eclesial no se solucionan solamente abordando los casos concretos y reduciéndolos a remoción de personas; esto –y lo digo claramente- hay que hacerlo, pero no es suficiente, hay que ir más allá. Sería irresponsable de nuestra parte no ahondar en buscar las raíces y las estructuras que permitieron que estos acontecimientos concretos se sucedieran y perpetuasen”, expresó el Papa en el texto que fue difundido por la prensa chilena.

En ese sentido, Francisco se detuvo en “tres situaciones que se desprenden” del informe “Misión especial” que elaboró Mons. Charles Scicluna luego de escuchar los testimonios que acusan a Mons. Juan Barros de encubrir los abusos sexuales cometidos por el sacerdote Fernando Karadima. Entre estos está la denuncia de “destrucción de documentos comprometedores”.

“La investigación demuestra –escribió el Papa– que existen graves defectos” en el modo de actuar ante las denuncias de abusos, no pocos “calificados muy superficialmente como inverosímiles” y otros que fueron “investigados solo a destiempo o incluso nunca investigados”, ocasionando escándalo en los denunciantes y en los que conocían los hechos.

Además, se detectaron “graves problemas” en la etapa de formación de muchos que después serían abusadores, con graves acusaciones “contra algunos Obispos o Superiores que habrían confiado dichas instituciones educativas (seminarios y noviciados) a sacerdotes sospechosos de homosexualidad activa”.

Además, el informe recogió declaraciones sobre “presiones” contra quienes “debían llevar adelante la instrucción de los procesos penales o incluso la destrucción de documentos comprometedores por parte de encargados de archivos eclesiásticos”.

Esto evidencia “una absoluta falta de respeto por el procedimiento canónico y, más aún, unas prácticas reprobables que deberán ser evitadas en el futuro”, señala el informe.

“En el informe de la ‘Misión especial’ mis enviados han podido confirmar que algunos religiosos expulsados de su orden a causa de la inmoralidad de su conducta y tras haberse minimizado la absoluta gravedad de sus hechos delictivos atribuyéndolos a simple debilidad o falta moral, habrían sido acogidos en otras diócesis e incluso, en modo más que imprudente, se les habrían confiado cargos diocesanos o parroquiales que implican un contacto cotidiano y directo con menores de edad”, criticó el Papa.

Ante esto, Francisco dijo que “duele constatar” que en los últimos años de la Iglesia en Chile  perdió fuerza la “inspiración profética” que pone a Cristo como centro, para dar lugar “a lo que podríamos denominar una transformación en su centro”.

“Dejó de mirar y señalar al Señor para mirarse y ocuparse de sí misma. Concentró en sí la atención y perdió la memoria de su origen y misión. Se ensimismó de tal forma que las consecuencias de todo este proceso tuvieron un precio muy elevado: su pecado se volvió el centro de atención”.

“La dolorosa y vergonzosa constatación de abusos sexuales a menores, de abusos de poder y de conciencia por parte de ministros de la Iglesia, así como la forma en que estas situaciones han sido abordadas, deja en evidencia este ‘cambio de centro eclesial’”, expresó.

El Pontífice exhortó a los obispos a cuidarse “de la tentación” de querer salvar la reputación y confesar comunitariamente la debilidad para así “encontrar juntos respuesta humildes, concretas y en comunión con todo el Pueblo de Dios”.

“La gravedad de los sucesos no nos permite volvernos expertos cazadores de ‘chivos expiatorios’. Todo esto nos exige seriedad y co-responsabilidad para asumir los problemas como síntomas de un todo eclesial que somos invitados a analizar y también nos pide buscar todas las mediaciones necesarias para que nunca más vuelvan a perpetuarse”, señaló.

“Sólo podemos lograrlo –afirmó– si lo asumimos como un problema de todos y no como el problema que viven algunos”.

Finalmente, Francisco alentó a “encontrar en las heridas de nuestro pueblo los signos de la Resurrección” y pasar de “ser una Iglesia centrada en sí, abatida y desolada por sus pecados, a una Iglesia servidora de tantos abatidos que conviven a nuestro lado”, capaz de poner en el centro “el servicio a su Señor en el hambriento, en el preso, en el sediento, en el desalojado, en el desnudo, enfermo, en el abusado”.

Los obispos chilenos estuvieron en Roma del 15 al 17 de mayo y sostuvieron cuatro encuentros con el Pontífice. Este viernes 18 dieron a conocer una declaración en la que los 34 prelados pusieron sus cargos en las manos del Papa Francisco “para que libremente decida con respecto a cada uno de nosotros”.

viernes, 18 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO: EL PASTOR NO METE LA NARIZ EN LA VIDA DE LOS OTROS


Papa Francisco: El pastor no mete la nariz en la vida de los otros
POR WALTER SÁNCHEZ SILVA | ACI Prensa
 Foto: Vatican Media




Durante la homilía de la Misa que presidió este viernes 18 de mayo en la capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco aseguró que el pastor no debe caer en la tentación de “meter la nariz en la vida de los otros”.

Al meditar en el pasaje del Evangelio que narra el último diálogo entre el Señor y Pedro, Francisco explicó que “el pastor ama, pastorea y se prepara para la cruz, para que lo desnuden: y no mete la nariz en la vida de los otros, no pierde el tiempo en los acordes eclesiásticos. Ama, pastorea y se prepara para no caer en la tentación”.


En su homilía, el Pontífice recordó que la actitud fundamental del discípulo es el amor que configura “la identidad de un obispo, de un sacerdote, de un pastor”.

“Ámame, pastorea y prepárate’. Ámame más que los otros, ámame como puedas, pero ámame. Es lo que el Señor pide a los pastores y también a todos nosotros. ‘Ámame’. El primer paso en el diálogo con el Señor es el amor”, dijo.

El Papa señaló luego que los que abrazan al Señor están destinados al “martirio”, a “llevar la cruz”, a ser conducidos adonde no quieren.

“Prepárate para las pruebas, prepárate a dejar todo para que venga otro y haga cosas distintas. Prepárate para la aniquilación de la vida porque te llevarán a un camino de humillación, tal vez al martirio”.

Francisco resaltó asimismo que “aquellos que cuando tú eras pastor te alababan y hablaban bien de ti ahora hablarán a tus espaldas porque el otro que viene parece más bueno. Prepárate para la cruz cuando te lleven donde no quieras. Ámame, pastorea, prepárate. Esta es la hoja de ruta de un pastor, la brújula”.

TODOS LOS OBISPOS DE CHILE PUSIERON SUS CARGOS A DISPOSICIÓN DEL PAPA FRANCISCO


Todos los obispos de Chile pusieron sus cargos a disposición del Papa Francisco
Redacción ACI Prensa
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




Los 34 obispos que se encontraron con el Papa Francisco del 15 al 17 de mayo en el Vaticano para tratar los casos de abusos sexuales, informaron en una declaración que pusieron sus cargos “en las manos del Santo Padre”.

En la declaración de este viernes 18, indicaron que “todos los obispos presentes en Roma, por escrito, hemos puesto nuestros cargos en las manos del Santo Padre para que libremente decida con respecto a cada uno de nosotros”.

El Pontífice sostuvo cuatro encuentros con los 34 obispos chilenos que llegaron a Roma para tratar los casos de abusos sexuales en el país sudamericano.

En concreto, se profundizó en el informe elaborado por Mons. Charles Scicluna, luego de escuchar los testimonios que acusan a Mons. Barros, Obispo de Osorno, de haber encubierto los abusos sexuales cometidos por el sacerdote Fernando Karadima.

Al concluir los encuentros, el Papa les entregó a los obispos una carta en la que les agradeció su disponibilidad para “colaborar en todos aquellos cambios y resoluciones que tendremos que implementar en el corto, mediano y largo plazo, necesarias para restablecer la justicia y la comunión eclesial”.

En la declaración de este viernes, los prelados agradecieron al Papa “por su escucha de padre y su corrección fraterna. Pero especialmente, queremos pedir perdón por el dolor causado a las víctimas, al Papa, al Pueblo de Dios y al país por nuestros graves errores y omisiones”.

También agradecieron a “Mons. Scicluna y al Rev. Jordi Bertomeu por su dedicación pastoral y personal, así como por el esfuerzo invertido en las últimas semanas para intentar sanar las heridas de la sociedad y de la Iglesia de nuestro país”.

“Gracias a las víctimas, por su perseverancia y su valentía, a pesar de las enormes dificultades personales, espirituales, sociales y familiares que han debido afrontar, tantas veces en medio de la incomprensión y los ataques de la propia comunidad eclesial. Una vez más imploramos su perdón y su ayuda para seguir avanzando en el camino de la curación y cicatrización de las heridas”, prosiguieron.

Los obispos chilenos resaltaron que los encuentros con el Santo Padre “han sido un hito dentro de un proceso de cambio profundo, conducido por el Papa Francisco. En comunión con él, queremos restablecer la justicia y contribuir a la reparación del daño causado, para reimpulsar la misión profética de la Iglesia en Chile, cuyo centro siempre debió estar en Cristo”.

Tras pedir ayuda para recorrer este camino, los obispos concluyen la declaración implorando a “Dios que en estas difíciles y esperanzadoras horas, nuestra Iglesia sea protegida por el Señor y la Virgen del Carmen”.

jueves, 17 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO ADVIERTE CONTRA LOS QUE TRATAN DE CONVERTIR AL PUEBLO EN UNA MASA MANIPULABLE


El Papa advierte contra los que tratan de convertir al pueblo en una “masa” manipulable
Redacción ACI Prensa
Foto: Vatican Media




El Papa Francisco advirtió contra los “líderes” que tratan de manipular a los pueblos y convertirlos en “pueblo-masa” mediante la construcción de una “falsa unidad” empleada para fines particulares.

En la homilía de la Misa celebrada en Casa Santa Marta este jueves 17 de mayo, el Santo Padre señaló la necesidad de trabajar por la unidad, porque “cuando nosotros, en la vida, en la Iglesia o en la sociedad civil, trabajamos por la unidad, estamos en el camino que Jesús nos ha marcado”.

Sin embargo, advirtió contra la “falsa unidad”, como la de los que acusaban a San Pablo en la primera lectura del día, de los Hechos de los Apóstoles. Al principio se presentaban como un bloque único para acusarlo.

Pero Pablo, con la sabiduría del Espíritu Santo, lanzó “la piedra de la división” asegurando que estaba siendo juzgado “por esperar la resurrección de los muertos”, lo cual provocó la división de la asamblea que le juzgaba entre fariseos y saduceos, ya que estos últimos no creían en la resurrección.

En los Hechos de los Apóstoles también se ve en ocasiones que San Pablo sufre persecuciones por parte del pueblo que grita sin saber qué está diciendo, sólo repite lo que “los dirigentes” sugieren.

“Esta instrumentalización del pueblo –explicó Francisco– es también un desprecio del pueblo, porque lo convierte en masa. Es un elemento que se repite mucho, desde los primeros tiempos hasta la actualidad”.

En este sentido, sugirió pensar cómo “el domingo de Ramos todos aclamaban a Jesús: ‘¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!’, y cómo esa misma gente, el viernes siguiente, gritaba ‘¡Crucifícalo!’. ¿Qué había sucedido?”, se preguntó el Papa.


“Les habían lavado el cerebro, y les habían cambiado el modo de pensar. Habían transformado al pueblo en masa, que destruye”.

Este método, “crear condiciones oscuras para después condenar a la persona”, es lo que rompe la unidad. Es el método empleado para perseguir a Jesús, a Pablo, a Esteban y a todos los mártires.

Además, señaló el Papa que también es un método empleado hoy “en la vida civil, en la vida política, cuando se quiere dar un golpe de estado. Los medios comienzan a hablar mal de la gente, de los dirigentes y, con la calumnia, la difamación, los ensucian”.

Asimismo, advirtió que, “en un nivel más concreto, sucede lo mismo en nuestras comunidades parroquiales cuando, por ejemplo, dos o tres comienzan a criticar a otro, y comienzan a hablar a sus espaldas, y crean una falsa unidad para condenarlo. Se sienten seguros y lo condenan”.

“Lo condenan mentalmente. Después se separan y hablan a espaldas uno del otro, porque están divididos. Por este motivo, el propagar rumores es una actitud asesina, porque mata, porque expulsa a las personas, acaba con la ‘fama’ de la gente”.

Por el contrario, invitó a pensar “en la gran vocación a la cual estamos llamados: la unidad con Jesús, el Padre”.

“Sobre ese camino debemos avanzar hombres y mujeres que se unen y que siempre tratan de avanzar adelante a lo largo del camino de la unidad. Y no la falsa unidad que no tiene sustancia, y que sólo sirve para dar un paso más y condenar a la gente, y llevar adelante intereses que no son los nuestros: intereses del príncipe de este mundo, que es la destrucción”.

El Papa terminó su homilía pidiendo “que el Señor nos de la gracia de caminar siempre en el camino de la verdadera unidad”.

Lectura comentada por el Papa Francisco:

Hechos 22:30; 23:6-11


30 Al día siguiente, queriendo averiguar con certeza de qué le acusaban los judíos, le sacó de la cárcel y mandó que se reunieran los sumos sacerdotes y todo el Sanedrín; hizo bajar a Pablo y le puso ante ellos.

6 Pablo, dándose cuenta de que una parte eran saduceos y la otra fariseos, gritó en medio del Sanedrín: «Hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseos; por esperar la resurrección de los muertos se me juzga.»

7 Al decir él esto, se produjo un altercado entre fariseos y saduceos y la asamblea se dividió.

8 Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu; mientras que los fariseos profesan todo eso.

9 Se levantó, pues, un gran griterío. Se pusieron en pie algunos escribas del partido de los fariseos y se oponían diciendo: «Nosotros no hallamos nada malo en este hombre. ¿Y si acaso le habló algún espíritu o un ángel?»

10 Como el altercado iba creciendo, temió el tribuno que Pablo fuese despedazado por ellos y mandó a la tropa que bajase, que le arrancase de entre ellos y le llevase al cuartel.

11 A la noche siguiente se le apareció el Señor y le dijo: «¡Animo!, pues como has dado testimonio de mí en Jerusalén, así debes darlo también en Roma.»

martes, 15 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO RECUERDA A LOS OBISPOS QUE DEBEN CUIDAR EL REBAÑO, NO HACER CARRERA ECLESIÁSTICA


El Papa recuerda a los Obispos que deben cuidar el rebaño, no hacer carrera eclesiástica
Redacción ACI Prensa
Foto: Vatican Media




El Papa Francisco recordó a los Obispos que su misión es cuidar el rebaño, el pueblo de Dios, y no hacer carrera eclesiástica: “sois Obispos para el rebaño, para custodiar el rebaño, no para escalar en una carrera eclesiástica”.

El Santo Padre hizo esta afirmación durante la homilía de la Misa celebrada en Casa Santa Marta este martes 15 de mayo. En este sentido, puso como ejemplo a San Pablo: “Su gran amor es Jesucristo. Su segundo amor, el rebaño”.

El Pontífice reflexionó sobre la lectura de los Hechos de los Apóstoles en la que San Pablo se reúne con los ancianos de la Iglesia y los presbíteros en Éfeso para hacer examen de conciencia y despedirse de ellos. “Se trata de un fragmento muy fuerte, un fragmento que llega al corazón; pero también es un fragmento que nos hace ver el camino que todo Obispo debe seguir a la hora de despedirse”.

Francisco señaló que el Obispos debe saber discernir “cuándo es el Espíritu de Dios el que habla y cuándo es el espíritu del mundo, y sabe defenderse cuando habla el espíritu del mundo”.

Pablo sabe que camina “hacia la tribulación, hacia la cruz y esto nos hace pensar en la entrada de Jesús en Jerusalén. Él entraba para partir, y Pablo va hacia la pasión”. El Apóstol “se ofrece al Señor, obediente, empujado por el Espíritu. Es el Obispo que va adelante siempre, pero siguiendo el Espíritu Santo. Ese es Pablo”.

“El testamento de Pablo es un testimonio. Y también es un anuncio, e incluso un desafío: ‘Yo ya he hecho el camino. Continuad vosotros’. Qué lejano queda este testamento de los testamentos mundanos: ‘Esto se lo dejo a aquel, aquello a aquel otro…’, tantos bienes. Pablo no tenía nada, sólo la gracia de Dios, la valentía apostólica, la revelación de Jesucristo y la salvación que el Señor le había dado”.

El Papa terminó con una reflexión personal: “Cuando leo esto pienso en mí, porque también yo soy Obispos y deberé despedirme”.

“Pido al Señor la gracia de poder despedirme así”. “Que el Señor nos de la gracia a todos nosotros de poder despedirnos así, con este espíritu, con esta fuerza, con este amor a Jesucristo, con esta confianza en el Espíritu Santo”.

Lectura comentada por el Papa Francisco:

Hechos 20:17-27
17 Desde Mileto envió a llamar a los presbíteros de la Iglesia de Efeso.
18 Cuando llegaron donde él, les dijo: «Vosotros sabéis cómo me comporté siempre con vosotros, desde el primer día que entré en Asia,
19 sirviendo al Señor con toda humildad y lágrimas y con las pruebas que me vinieron por las asechanzas de los judíos;
20 cómo no me acobardé cuando en algo podía seros útil; os predicaba y enseñaba en público y por las casas,
21 dando testimonio tanto a judíos como a griegos para que se convirtieran a Dios y creyeran en nuestro Señor Jesús.
22 «Mirad que ahora yo, encadenado en el espíritu, me dirijo a Jerusalén, sin saber lo que allí me sucederá;
23 solamente sé que en cada ciudad el Espíritu Santo me testifica que me aguardan prisiones y tribulaciones.
24 Pero yo no considero mi vida digna de estima, con tal que termine mi carrera y cumpla el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de dar testimonio del Evangelio de la gracia de Dios.
25 «Y ahora yo sé que ya no volveréis a ver mi rostro ninguno de vosotros, entre quienes pasé predicando el Reino.
26 Por esto os testifico en el día de hoy que yo estoy limpio de la sangre de todos,
27 pues no me acobardé de anunciaros todo el designio de Dios.

lunes, 14 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO EN LA ASCENSIÓN: LLEVEMOS EL EVANGELIO A CADA RINCÓN DEL PLANETA


Papa Francisco en la Ascensión: Llevemos el Evangelio a cada rincón del planeta
Redacción ACI Prensa
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa





En el rezo del Regina Coeli del domingo, el Papa Francisco destacó la celebración de la Ascensión y lanzó una enérgica invitación a anunciar el Evangelio por todo el mundo.

“Por un lado, la Ascensión orienta nuestra mirada al cielo, donde Jesús glorificado se sienta a la derecha de Dios. Por otro, nos recuerda el inicio de la misión de la Iglesia: Jesús resucitado ha subido al cielo y manda a sus discípulos a difundir el Evangelio en todo el mundo”.

“La Ascensión nos exhorta a levantar la mirada al cielo, para después dirigirlo rápidamente a la tierra, llevando adelante las tareas que el Señor resucitado nos confía”, dijo.


Francisco remarcó que se trata de “una misión sin confines que supera las fuerzas humanas”.

“Parece de verdad demasiado audaz el encargo que Jesús confía a un pequeño grupo de hombres sencillos y sin grandes capacidades intelectuales. Sin embargo, esta escasa compañía, irrelevante frente a las grandes potencias del mundo, es invitada a llevar el mensaje de amor y de misericordia de Jesús a cada rincón de la tierra”.

El Papa añadió: “La misión confiada a los apóstoles es proseguida a través de los siglos, y prosigue todavía hoy. Requiere la colaboración de todos nosotros. Cada uno, en efecto, por el Bautismo que ha recibido está habilitado por su parte para anunciar el Evangelio”.

Pero el Pontífice también aseguró que la Ascensión “nos pide tener ojos y corazón para encontrarlo, para servirlo y para testimoniarlo a los demás”.

“Se trata de ser hombres y mujeres de la Ascensión, es decir, buscadores de Cristo a los largo de los caminos de nuestro tiempo, llevando su palabra de salvación hasta los confines de la tierra”.

PAPA FRANCISCO: INCLUSO AL QUE SE ALEJA O TRAICIONA, DIOS LE SIGUE LLAMANDO AMIGO


Incluso al que se aleja o traiciona, Dios le sigue llamando “amigo”, dice el Papa Francisco
Redacción ACI Prensa
 Foto: Vatican Media





En la Casa Santa Marta, el Papa Francisco recordó que la amistad de Dios hacia los hombres es verdadera, e incluso cuando alguno se aleja o apostata, Él permanece esperando y llamándonos “amigo”.

En la homilía que ofreció en la Misa matutina, dijo que no por “casualidad” Dios ha elegido a cada persona. “No hemos recibido este don como destino, la amistad del Señor, esta es nuestra vocación: vivir siendo amigos del Señor, amigos del Señor. Y lo mismo habían recibido los apóstoles, más fuerte todavía, pero lo mismo”.

“Todos los cristianos –continuó– hemos recibido este don: la apertura, el acceso al corazón de Jesús, la amistad de Jesús. Hemos recibido en suerte el don de su amistad. ‘Nuestro destino es ser amigos tuyos’. Nuestro destino es ser amigos tuyos. Es un don que el Señor conserva siempre y Él es fiel a este don”.

El Papa también habló de la amistad de aquellos que traicionan de alguna manera a Dios, “con nuestros pecados, con nuestros caprichos”, pero “Él es fiel en la amistad”.

Por ello, no llama más “siervos” sino “amigos” e incluso a Judas antes de que lo traicione le llama “amigo”.

“Jesús es nuestro amigo. Y Judas, como dice aquí, fue por su nuevo destino, por el destino que él eligió libremente. Se alejó de Jesús. Y la apostasía es eso: alejarse de Jesús. Un amigo que se convierte en enemigo o un amigo que se hace indiferente o un amigo que se transforma es traidor”.

Sin embargo, el amigo “es el que comparte los propios secretos” con el otro. Es una amistad “que hemos recibido en suerte, es decir, como destino”.

“Él no reniega de este don, no reniega de nosotros, nos espera hasta el final. Y cuando nosotros por nuestra debilidad nos alejamos de Él, Él espera, Él espera, y continúa diciendo: ‘amigo, te espero'. 'Amigo, ¿qué quieres? Amigo, ¿por qué con un beso me traicionas?’”.

“Él es fiel en la amistad, y nosotros debemos pedirle esta gracia de permanecer en su amor, permanecer en su amistad, esa amistad que hemos recibido como don en suerte de Él”.

sábado, 12 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO FRANCISCO INVITA A SER VALIENTES MISIONEROS DE LA CARIDAD CRISTIANA


El Papa Francisco invita a ser valientes misioneros de la caridad cristiana
Redacción ACI Prensa
 Foto: Vatican Media




A unos 300 miembros del llamado Círculo de San Pedro, una organización que se encarga de sostener y asistir a los grupos sociales más vulnerables, a través de diversos proyectos, el Papa Francisco invitó a ponerse cada día al servicio de los más necesitados.

El Santo Padre dio las “por el servicio diario que prestan a las personas más desfavorecidas de la sociedad”.

En su discurso, recordó que esta institución “es desde hace tantos años, una hermosa realidad de asistencia y ayuda a los pobres, una rama de la rica y fecunda ‘vid’ de la caridad, expresión de la ‘viña’ eclesial de Roma”.

Por ello los alentó a continuar por el mismo camino “sin avergonzarse de la carne herida del hermano” y conscientes de que en cada persona que sufre y tiene algún tipo de necesidad, “se ve el rostro de Cristo”.

A su vez, les animó a ser “misioneros valientes de la caridad cristiana” y a no cansarse no se cansarse “de rendir testimonio de la misericordia y de la bondad de Dios, convirtiéndose en instrumentos de consolación para tantas personas vulnerables y desesperadas”.

“Por medio de las obras de caridad, permitan a la gracia recibida en el Bautismo, fructificar en un camino de santidad, que es el fruto de la acción del Espíritu Santo en nuestra vida”, recomendó.

jueves, 10 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO A LOS FOCOLARES: LA PRIMERA DISCÍPULA DE JESÚS, LA VIRGEN MARÍA, ERA LAICA


Papa Francisco a los focolares: La primera discípula de Jesús, la Virgen María, era laica
Redacción ACI Prensa
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




En el discurso que el Papa Francisco ofreció a los habitantes de la Ciudadela Internacional del Movimiento de los Focolares en Loppiano, Italia, el Papa Francisco destacó la importancia del laicado en la vida de la Iglesia y recordó que “María era laica”.

“Era una laica. La primera discípula de Jesús, su madre, era laica. Ahí tenemos una gran inspiración”, subrayó.

Además, animó a realizar “un bonito ejercicio: tomar los pasos más conflictivos de la vida de Jesús, como por ejemplo en Caná, y ver cómo actúa María. Cómo María toma la palabra y va adelante. Esta es una buena escuela para ir adelante. Porque ella es la Señora de la fidelidad, la Señora de la creatividad, la Señora de la valentía, la Señora de la paciencia, la Señora del soportar las cosas”.

“Mirad siempre a esto: esta laica, primera discípula de Jesús, cómo actuó en todos los pasos conflictivos de la vida de su Hijo. Os ayudará mucho”.

Ante el Santuario de María Theotokos, el Santo Padre recordó la proclamación de María como Madre de la Iglesia por parte del beato Pablo VI el 21 de noviembre de 1964. “María es la Madre de Jesús y, en Él, es la Madre de todos nosotros: la Madre de la unidad”.

“El Santuario a Ella dedicado aquí en Loppiano es una invitación a ponernos en la escuela de María para aprender a conocer a Jesús, a vivir con Jesús y a tener a Jesús presente en cada uno de nosotros y en medio a nosotros”, concluyó.

martes, 8 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO AVISA: EL DIABLO ESTÁ DERROTADO, NO OS DEJÉIS ENGAÑAR POR ÉL


El Papa avisa: El diablo está derrotado, no os dejéis engañar por él
Redacción ACI Prensa
 Foto: Vatican Media




“El diablo está derrotado”, “podríamos decir que está moribundo”, pero todavía tiene gran poder, gran capacidad de seducción, es como un perro rabioso encadenado que tiene la capacidad de morder en cuanto ve la ocasión. Así lo describió el Papa Francisco, que insistió en la necesidad de no acercarse al demonio, no dialogar con él y refugiarse en la Virgen María cuando ataca con sus tentaciones.

En la homilía de la Misa celebrada en la Casa Santa Marta este martes 8 de mayo, el Santo Padre advirtió que “el diablo sabe qué palabras decir” para seducir a las personas, “y a nosotros nos gustar se seducidos”.

“Él, el diablo, tiene esa capacidad, esa capacidad de seducir”, advirtió. “Por eso es tan difícil de entender que está derrotado, porque se presenta con gran poder, te promete muchas cosas, te da regalos, bellos, bien envueltos. Y podemos pensar: ‘¡Oh, qué bonito!’. Pero tú no sabes qué es lo que hay dentro. Sabe presentar sus propuestas ante nuestra vanidad, ante nuestra curiosidad, y nosotros lo compramos todo, cedemos ante las tentaciones”.

El diablo, continuó el Pontífice, “es peligrosísimo. Se presenta con todo su poder, y sus promesas son todas mentira, y nosotros, como tontos, las creemos. Sabe hablar bien, es capaz de cantar para engañar. Es un derrotado que se mueve como si fuera un vencedor. Sus luces son deslumbrantes como fuegos artificiares, y como tales, no duran, se desvanecen. Por el contrario, la luz del señor es suave, pero permanente”.

Francisco explicó que “debemos estar atentos a no dialogar con el diablo como, por el contrario, hizo Eva: se creyó la gran teóloga y cayó”. Por el contrario, Jesús en el desierto no lo hace, responde con la Palabra de Dios. Por ello, el Papa insistió en que no se puede dialogar con el diablo: “Con el diablo no se dialoga, porque él nos vence, es más inteligente que nosotros”.

En cambio, el Pontífice animó a buscar refugio en la Virgen María ante las acciones del diablo. El diablo “es un condenado, es un derrotado, un encadenado que está a punto de morir, pero es capaz de causar estragos. Nosotros debemos rezar, hacer penitencia, no acercarnos, no dialogar con él”.

“Debemos ir donde la madre, como los niños. Cuando un niño tiene miedo, va junto a la madre: ‘¡Mamá, mamá…, tengo miedo!’”. “Id donde la Virgen, ella nos custodia. Los Padres de la Iglesia, sobre todo los místicos rusos, dicen: en el tiempo de las turbaciones espirituales, hay que refugiarse bajo el manto de la gran Madre de Dios. Ir donde la Medre de Dios. Que ella nos ayude en esta lucha contra el derrotado, contra el perro encadenado para vencerlo”, concluyó.

lunes, 7 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO CRITICA LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO


Papa Francisco critica la ideología de género: lleva a la autodestrucción del hombre
Redacción ACI Prensa
 Foto: Vatican Media



El Papa Francisco ha escrito el prefacio de un libro que recoge un gran número de textos de Benedicto XVI sobre la fe y la política en el que critica, una vez más, las colonizaciones ideológicas y en concreto la llamada ideología de género.

“La relación entre la fe y la política es uno de los grandes temas que siempre ha estado en el centro de la atención de Joseph Ratzinger / Benedicto XVI, y atraviesa todo su camino intelectual y humano: la experiencia directa del totalitarismo nazi lo llevó, como joven estudioso, a reflexionar sobre los límites de la obediencia al Estado a favor de la libertad de la obediencia a Dios”, escribe el Papa Francisco.

“El profundo contraste, nota Ratzinger, se da, por el contrario (y aún antes que la pretensión marxista de colocar el cielo en la tierra, la redención del hombre en el ‘más acá’), en la diferencia abismal que subsiste en relación con la manera en la que la redención debe suceder: ‘¿La redención se da mediante la liberación de cualquier dependencia, o la única vía que lleva a la liberación es la completa dependencia del amor, dependencia que sería luego la verdadera libertad?’”. 

En este sentido, Francisco asegura que lo que hace 30 años escribió el Papa emérito está hoy vigente más que nunca: “Se vuelve a presentar la misma tentación del rechazo de cualquier dependencia del amor que no sea el amor del hombre por el propio ego, por ‘el yo y sus deseos’; y, como consecuencia, el peligro de la ‘colonización’ de las conciencias por parte de una ideología que niega la certeza profunda según la cual el hombre existe como varón y hembra, a quienes ha sido asignada la tarea de la transmisión de la vida; esa ideología que llega a la producción planificada y racional de seres humanos y que –tal vez por algún fin considerado ‘bueno’– llega a considerar lógico y lícito cancelar lo que ya no se considera creado, donado, concebido y generado, sino hecho por nosotros mismos”.

“Estos aparentes ‘derechos’ humanos, que se orientan hacia la autodestrucción del hombre (y nos lo demuestra con fuerza y eficacia Joseph Ratzinger) tienen un único común denominador que consiste en una única, gran negación: la negación de la dependencia del amor, la negación de que el hombre es criatura de Dios, hecho amorosamente por Él a Su imagen y a quien el hombre anhela como la cierva a los manantiales (Sal. 41). Cuando se niega esta dependencia entre criatura y creador, esta relación de amor, se renuncia en el fondo a la verdadera grandeza del hombre, al bastión de su libertad y de su dignidad”.

sábado, 5 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO SE REÚNE CON 150 MIL MIEMBROS DEL CAMINO NEOCATECUMENAL EN SU 50 ANIVERSARIO


El Papa se reúne con 150 mil miembros del Camino Neocatecumenal en su 50 aniversario
Redacción ACI Prensa
Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




Con motivo del 50 aniversario de la llegada a Roma del Camino Neocatecumenal, el Papa Francisco se reunió con 150 mil personas en el campus universitario de Tor Vergata, Roma, este sábado 5 de mayo, en un encuentro internacional en el que han participado fieles de 135 países.

En el encuentro, en el que participó el iniciador, Kiko Argüello, y Cardenales y Obispos de todo el mundo, el Santo Padre hizo el envío de 34 nuevas missio ad gentes que evangelizarán en zonas secularizadas o con poca presencia de la Iglesia.

En su discurso ante los congregados, el Papa llamó la atención sobre la importancia del número 50 en la Biblia: “Al quincuagésimo día el Espíritu del Resucitado descendió sobre los apóstoles y manifestó la Iglesia al mundo”.

Además, en otro lugar de la Biblia se dice que “el quincuagésimo año será para vosotros un jubileo”. Es decir, continuó el Papa, “un año santo en el cual el pueblo elegido habría tocado con la mano una realidad nueva, como la liberación y el regreso de los oprimidos a casa”.

Por lo tanto, “después de estos 50 años de Camino sería bello que cada uno de vosotros dijese: ‘Gracias, Señor, porque realmente me has liberado; porque en la Iglesia he encontrado a mi familia; porque en tu Bautismo las cosas viejas han pasado y disfruto de una vida nueva; porque por medio del Camino me has marcado el sendero para descubrir tu amor tierno de Padre’”.

En el acto central del Encuentro, los participantes cantaron el “Te Deum” dando las gracias a Dios por su amor y fidelidad. “Es muy bello eso –señaló Francisco–: agradecer a Dios por su amor y por su fidelidad”.

“Con frecuencia le damos las gracias por sus dones, por aquello que nos da, y está bien. Pero es todavía mejor darle las gracias por aquello que es, porque Dios es fiel en el amor”.

El Papa recordó que la bondad de Dios “no depende de nosotros. Hagamos lo que hagamos, Dios continúa amándonos fielmente”.

El objetivo de la misión

A continuación, el Obispo de Roma se dirigió a las 34 nuevas missio ad gentes y les recordó que “la misión es dar aquello que hemos recibido. La misión es cumplir el mandato de Jesús que hemos escuchado: ‘Id y haced discípulos en todos los pueblos’”.

En primer lugar, el Papa reflexionó sobre el significado del verbo “ir”. “Es el verbo de la misión”, destacó. Además, subrayó el hecho de que Jesús lo conjugaba en plural. “El Señor no dice ‘ve tú, y luego tú…’. Él dice ‘id’, ¡juntos! El que va solo no es plenamente misionero, sino el que camina junto a otros”.

“Caminar juntos es un arte que se debe aprender a lo largo de toda la vida. Debemos tener cuidado, por ejemplo, de no pisar el paso de los demás. Más bien debemos acompañar y esperar, recordando que el camino de los demás no es idéntico al mío”.

A continuación, Jesús dijo “haced discípulos”. “Esa es la misión”, subrayó el Pontífice. “No dice: conquistad, ocupad, sino ‘haced discípulos’, es decir, compartid con los demás el don que habéis recibido, el encuentro de amor que os ha cambiado la vida”.

“Ese es el corazón de la misión: dar testimonio de que Dios nos ama y de que con Él es posible el verdadero amor, aquel que nos lleva a regalar nuestra vida en todo lugar, en la familia, en el trabajo, como consagrados, como esposos”.

El Papa continuó: “La misión es hacerse discípulos con los nuevos discípulos de Jesús. Es redescubrirse parte de una Iglesia discípula. Cierto, la Iglesia es maestra, pero no puede ser maestra si antes no es discípula, así como no se puede ser madre si antes no se es hija. Así es nuestra Madre: una Iglesia humilde, hija del Padre y discípula del Maestro, feliz de ser hermana de la humanidad”.

Por último, Francisco señaló que cuando Jesús habla de hacer discípulos en todos los pueblos “es necesario subrayar que en su corazón hay sitio para todos los pueblos. Ninguno queda excluido. Como los hijos para un padre y una madre, incluso aunque se sean muchos, grandes y pequeños, cada uno es amado con todo el corazón. Porque el amor, entregándose, no disminuye, aumenta”.

“Id así en misión, pensando en ‘jugar en casa’. Porque el Señor es de casa en todo pueblo y su Espíritu ya se ha sembrado antes de vuestra llegada. Pensando en nuestro Padre, que tanto ama el mundo, sed apasionados de humanidad. Amad la cultura y las tradiciones de los pueblos, sin aplicar modelos preestablecidos”.

El Papa terminó recordando a los miembros del Camino que “vuestro carisma es un gran regalo de Dios para la Iglesia de nuestro tiempo. Demos gracias a Dios por estos cincuenta años”.

Además de las 34 nuevas missio ad gentes, el Santo Padre también envió 25 comunidades de las parroquias de Roma –que han concluido esta iniciación cristiana– a otras de la periferia de la ciudad cuyos párrocos han solicitado su ayuda para llamar a los alejados de la fe.

 En el encuentro también se recordó de manera especial a Carmen Hernández, co-iniciadora del Camino Neocatecumenal junto a Kiko, fallecida el 19 de julio de 2016.

viernes, 4 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO A OBISPOS: VIGILANTES DISPUESTOS A DAR LA VIDA POR EL PUEBLO DE DIOS


El Papa pide Obispos vigilantes dispuestos a dar la vida por el pueblo de Dios
Redacción ACI Prensa
 Foto: Vatican Media




A partir de la Primera Lectura del día, del Libro de los Hechos de los Apóstoles, en el que se narran los problemas que padecía la comunidad cristiana de Antioquía, el Papa Francisco reflexionó en la homilía de la Misa celebrada en la Casa Santa Marta este viernes 4 de mayo sobre la importancia del Obispo en la vida de la Iglesia particular.

En la Lectura se narra cómo al ser conocedores del desaliento de la comunidad de Antioquía por la acción de determinadas personas que trataban de reconocerse como poseedores de la ortodoxia, los apóstoles enviaron una carta en la que aclaraban la doctrina. El fragmento del Libro de los Hechos de los Apóstoles finaliza señalando que los cristianos de Antioquía leyeron la carta “y se gozaron al recibir aquel aliento”.

De esta manera, “los apóstoles, los Obispos de hoy, confirman al pueblo en la fe”, señaló el Santo Padre. “El Obispo es el que supervisa, el que vigila. Es el centinela que hace guardia para defender al rebaño de los lobos que acechan”.

“Hacer guardia significa implicarse en la vida del rebaño. Jesús distingue bien al verdadero pastor del rutinario, de aquel que se mueve por el sueldo y que no le interesa si viene el lobo y se come a una. No le interesa”.

Por el contrario, continuó el Papa, “el verdadero pastor que vigila, que se implica en la vida del rebaño no sólo defiende a todas las ovejas, sino que defiende a cada una, confirma a cada una, y si una se va, o se pierde, va a buscarla y la devuelve al redil. Está tan implicado que no permite que se pierda ninguna”.

Francisco subrayó que Jesús concibió la figura del Obispo como un pastor cercano que conoce el nombre de cada una de sus ovejas.

“Cuántas veces hemos escuchado decir: ‘¡Este Obispo! Sí, es bueno, pero no se preocupa mucho por nosotros, siempre está ocupado’. O también: ‘Este Obispo se involucra en negocios, es un poco negociante, y eso no es bueno’. O ‘este Obispo siempre con la maleta en mano, siempre de viaje por todos lados’”.

La conclusión del Papa fue que “el Pueblo de Dios sabe cuándo el pastor es pastor, cuándo el pastor es cercano, cuando el pastor sabe hacer guardia y dar la vida por ellos. La cercanía”.

El Pontífice finalizó su homilía pidiendo al Señor “que nos conceda siempre buenos pastores, que no falte en la Iglesia la protección de los pastores: no podemos ir adelante sin ellos. Que sean hombres así, trabajadores, de oración, cercanos, cercanos al pueblo de Dios. Digámoslo en una palabra: hombres que sepan hacer guardia”.

Lectura comentada por el Papa Francisco:

Hechos 15:22-31

22 Entonces decidieron los apóstoles y presbíteros, de acuerdo con toda la Iglesia, elegir de entre ellos algunos hombres y enviarles a Antioquía con Pablo y Bernabé; y estos fueron Judas, llamado Barsabás, y Silas, que eran dirigentes entre los hermanos.

23 Por su medio les enviaron esta carta: «Los apóstoles y los presbíteros hermanos, saludan a los hermanos venidos de la gentilidad que están en Antioquía, en Siria y en Cilicia.

24 Habiendo sabido que algunos de entre nosotros, sin mandato nuestro, os han perturbado con sus palabras, trastornando vuestros ánimos,

25 hemos decidido de común acuerdo elegir algunos hombres y enviarlos donde vosotros, juntamente con nuestros queridos Bernabé y Pablo,

26 que son hombres que han entregado su vida a la causa de nuestro Señor Jesucristo.

27 Enviamos, pues, a Judas y Silas, quienes os expondrán esto mismo de viva voz:

28 Que hemos decidido el Espíritu Santo y nosotros no imponeros más cargas que éstas indispensables:

29 abstenerse de lo sacrificado a los ídolos, de la sangre, de los animales estrangulados y de la impureza. Haréis bien en guardaros de estas cosas. Adiós.»

30 Ellos, después de despedirse, bajaron a Antioquía, reunieron la asamblea y entregaron la carta.

31 La leyeron y se gozaron al recibir aquel aliento.

jueves, 3 de mayo de 2018

ESTA ES LA RECOMENDACIÓN QUE OFRECE EL PAPA FRANCISCO PARA TRANSMITIR LA FE


Esta es la recomendación que ofrece el Papa para transmitir la fe
Redacción ACI Prensa
 Foto: Vatican Media




En la homilía de la Misa celebrada en la Casa Santa Marta, en el Vaticano, el Papa Francisco explicó cómo transmitir la fe, cómo evangelizar sin caer en el proselitismo.

El Santo Padre puso de relieve que el testimonio y la coherencia de vida cristiana son esenciales para transmitir la fe a los demás. Es ese testimonio de vida, de coherencia el que prende la llama de la fe en los otros al suscitar la curiosidad.

“Transmitir la fe no es dar información –explicó Francisco–, sino fundar un corazón, fundar un corazón en la fe en Jesucristo. No se puede transmitir la fe mecánicamente: ‘Coge este libro, estúdialo y luego te bautizo’. No. El camino para transmitir la fe es otro: transmitir aquello que hemos recibido. Este es el desafío de un cristiano: ser fecundo en la transmisión de la fe. Y también es el desafío de la Iglesia: ser madre fecunda, dar a luz a los hijos en la fe”.

El Papa insistió en que un primer requisito para la transmisión de la fe es el amor, y el segundo el testimonio, y puso de relieve la importancia de la transmisión de la fe a través de las generaciones. Explicó que “transmitir la fe no es hacer proselitismo, es otra cosa, más grande”.

Transmitir la fe no es como “buscar gente que apoye a un equipo de fútbol, a un club, a un centro cultural. Eso está bien, pero para la fe no sirve el proselitismo. Benedicto XVI lo explicó bien: ‘La Iglesia no crece por medio del proselitismo, sino por la atracción’. La fe se transmite por atracción, es decir, por medio del testimonio”.

Ese testimonio de fe, según señaló el Santo Padre, consiste en dar testimonio cada día de aquello en lo que se cree que es justo a los ojos de Dios, suscitando la curiosidad de los que están alrededor.

“El testimonio provoca curiosidad en el corazón del otro, y esa curiosidad la toma el Espíritu Santo para hacer el trabajo por dentro. La Iglesia cree por atracción, crece por atracción. Y la transmisión de la fe se da mediante el testimonio, hasta el martirio”.

“Cuando se ve esta coherencia de vida con aquello que decimos, siempre surge la curiosidad: ‘pero, ¿por qué este vive así? ¿Por qué lleva una vida de servicio a los demás?’. Y esa curiosidad es la semilla que recoge el Espíritu Santo y la lleva adelante. Y la transmisión de la fe nos hace justos, nos justifica. La fe nos justifica y en su transmisión damos justicia verdadera a los demás”, finalizó el Papa.

martes, 1 de mayo de 2018

PAPA FRANCISCO: DESTACA EL TRABAJO COMO ELEMENTO FUNDAMENTAL DE LA DIGNIDAD HUMANA


Día del Trabajo: El Papa destaca el trabajo como elemento fundamental de la dignidad humana
Redacción ACI Prensa
 Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa




El Papa Francisco quiso celebrar el 1 de mayo, Día del Trabajo y festividad de San José Obrero, con un mensaje publicado en la red social Twitter en el que anima a recordar que “el trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de la persona”.

No es la primera vez en que el Santo Padre insiste en la necesidad de que toda persona cuente con un trabajo digno justamente remunerado como uno de los pilares de la dignidad humana. En el video de intenciones de oración correspondiente al mes de octubre de 2017, Francisco destacó que “debemos recordar siempre la dignidad y los derechos de los trabajadores”.

Por otro lado, durante su viaje pastoral a la Archidiócesis de Génova, el 27 de mayo de 2017, aseguró ante trabajadores de la industria siderúrgica que “los lugares del trabajo y de los trabajadores son también lugares del pueblo de Dios”.

“Trabajando nos volvemos más personas. Nuestra humanidad florece, los jóvenes se vuelven adultos trabajando”, insistió el Pontífice en aquella ocasión, en que también subrayó que “los hombres y las mujeres se nutren del trabajo como el trabajo es fuente de dignidad”.

Asimismo, ante representantes sindicales italianos durante una audiencia celebrada en el Aula Pablo VI del Vaticano el 28 de junio de 2017, el Obispo de Roma abogó por un nuevo pacto social en el que se garantice el derecho a una pensión para aquellos ancianos que ni quieren ni pueden trabajar, y el trabajo a los jóvenes que quieren y deben trabajar, además de rechazar las “pensiones de oro”, tan injustas como las “pensiones pobres”.

Ante los sindicalistas, afirmo que “’persona’ y ‘trabajo’ son dos palabras que pueden y deben estar unidas. Porque si pensamos y decimos ‘trabajo’ sin ‘persona’, el trabajo termina por convertirse en algo deshumano, olvidando a la persona, se olvida y se abandona a sí mismo”.

La Fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores, se celebra el 1 de mayo desde el año 1955, en que fue instituida por el Papa Pío XII ante un grupo de obreros reunidos en la Plaza de San Pedro del Vaticano.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...